Bixente Maisterrena

Agentes

Conoce al equipo inmobiliario líder de ventas en Navarra y uno de los más productivos del país.

Bixente Maisterrena

Un largo camino

Aunque me licencié en Diseño Gráfico-Industrial por la Universidad de Barcelona en el año 1.992, es en el año 1.995 cuando comencé a trabajar en el sector inmobiliario. Fue aquel año, cuando tras superar un examen, obtuve el título de Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API). El API es “un profesional inmobiliario de formación universitaria, cuya actividad está regulada por el Real Decreto 1294/2007 y cuyo Título Oficial es expedido por el Ministerio de Fomento”.

Durante mi vida profesional, he abarcado todo el proceso inmobiliario, desde la intermediación a la promoción, la construcción, venta y post-venta todo ello dentro de una empresa que formé con mi padre, también profesional inmobiliario.

Teníamos una idea clara. En un momento en que todo el sector crecía de manera desmesurada, nosotros preferimos optar por la máxima prudencia empresarial con el objetivo de generar una actividad sostenible en el tiempo y con comportamientos y valores éticos hacia el cliente y hacia nuestros proveedores. Como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria que se produjo en el 2007 y ya dentro de un entorno extremadamente recesivo, en el año 2012 abandonamos la actividad constructora-promotora. Desde entonces centré mi actividad profesional en la intermediación y en la tasación de inmuebles como Tasador Judicial, así como en otras actividades profesionales como el marketing inmobiliario.

Dotar de confianza al cliente

De mi profesión puedo decir que el concepto principal ha de ser la confianza. Cuando se prepara una operación inmobiliaria de un inmueble es fundamental disponer de una información profunda, veraz y organizada que permita al vendedor y al potencial comprador, conocer cuál es la realidad del mismo y qué factores se han de tener en cuenta para obtener una valoración precisa y por tanto poder negociar una oferta económica bien ajustada.

Con el trabajo bien hecho, el cliente comprende perfectamente que somos una herramienta imprescindible cuando lo que verdaderamente se pretende es maximizar el valor de un inmueble en el mínimo plazo posible y dentro de un proceso carente de riesgos. Como agente inmobiliario se perfectamente que pretender intermediar en la transmisión de un inmueble sin la información y profesionalidad suficientes, desmotiva a un buen número de buenos clientes.

Dotar de confianza, total transparencia y por tanto plena seguridad jurídica a la relación entre las partes intervinientes en una operación inmobiliaria es esencial.

Trabajar con el “caballo ganador”

Pasada la recesión, con la llegada de un cliente más exigente y al hilo de los cambios tecnológicos, decidí que era el momento de integrarme en un gran equipo humano que me aportase valor, no solo en lo profesional sino además en lo personal.

Con ese objetivo he llegado a formar parte de ALFA 10, un equipo multidisciplinar muy profesionalizado y muy bien orientado a futuro, que es un gran conocedor del mercado inmobiliario actual, que posee grandes medios para obtener éxito en sus objetivos y que tiene un alto grado de compromiso con el cliente. Estoy convencido de que ha sido una gran decisión.

Trabajar con ALFA 10 es apostar profesionalmente por el caballo ganador.

4.3/5 (1 votos)
4/5 (1)
4/5 (1)
5/5 (1)
4/5 (1)

Vídeo

Rating Entries

4.3/5

4/5

4/5

5/5

4/5

Load More

Recomendar

Valora a tu agente del 1 a 5, siendo 1 la peor y 5 la mejor valoración respectivamente, en los siguientes ámbitos.